Patagonia, 3 de Diciembre de 2020
Inicio > Patagonia hoy > El torbellino de viento

El torbellino de viento

Los cuatro elementos de la vida son fundamentales para entender la cosmovisión mapuche. El aire simboliza la fuerza que empuja a la existencia, aunque hay vientos buenos y los hay malos. Aquí les presentamos a un personaje particular de su mitología.

Meulén en mapuche significa “remolino de viento”, y en su mitología corresponde a una personificación del torbellino como un espíritu travieso.

Algunos lo consideran dañino y gozador, ya que cuando está enojado puede ocasionar desastres y darle Mi Patagonia queridaun sacudón a cualquier persona o cosa que se atraviese en su camino. Se lo asocia con las fuerzas del mal y se piensa que trae desgracias y enfermedades. Otros, en cambio, consideran que es benéfico y que sus diabluras son parte de su naturaleza. Levantando polvo, ramas y hojas, y agitando las aguas de ríos y lagos, continúa su camino azaroso sin víctimas premeditadas, refunfuñando o bien riendo a carcajadas al ver las consecuencias de su broma. Esa carcajada es lo que conocemos como el ruido del viento.

Su morada permanente es en la altura de las cumbres, y es este mito lo que probablemente haya influido en la denominación de una de las Viento con florcadenas andinas, al norte de Neuquen, “Cordillera del Viento”.
El aire le brinda vida al alma humana y a lo sagrado, y por ende se puede entender como un ente positivo o negativo, dependiendo de cómo sea utilizada su fuerza. “Es el espíritu que habita en los emblemas, en el canto de la machi, en los vaticinios de los vientos y en el interior de todo ser humano. Ahí es donde radica su vinculación con la vida y la fertilidad”1.

Un poema del escritor mapuche Elicura Chihailaf lo retrata de esta manera:

Meulén

Vientos IIEntre nubes de polvo
Meulen bajó hacia los valles,
susurrando entre las piedras
Dicen
que en la madrugada
volando
Meulen cruzó los aires
Dormido entre los tayos
estaba yo escuchando su murmullo,
pasó la noche suave entre los cerros
Veloz,
un pájaro de polvo
entumeció mi cabeza
con su vuelo.

Meulen

Wirafkülen akuy pingey
trufürülfi mapu
wedake dungu miawüli pigney
Pegney piam
wente winkul
lladkün miawün meulen
kiñe fücha güñümreke
müpunmu rupay fachi pun
Umagtumekefun inche
kachill tayu
pun nütram allküfin
ale
peñameneu ñi küwü
Kiñe güñüm trokifiñ
rupay kürfreke wente
ñi lonko

-Poema extraído de Carlos Aldunate y Leonel Lienlaf (Ed): “Voces Mapuches/ Mapuche Dungu”-

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viajes a Patagonia