Patagonia, 9 de Abril de 2020
Inicio > Patagonia hoy > El enigma Nahuelito

El enigma Nahuelito

¬ŅRealidad o ficci√≥n? ¬ŅObservaci√≥n fehaciente o chiste astuto? Una vez m√°s nos vemos enfrentados al dilema de tomar partido en un caso que, hist√≥ricamente, ha suscitado controversia. ¬ŅExiste o existi√≥ en el Lago Nahuel Huapi la criatura acu√°tica conocida como Nahuelito?

Avistaje del Nessie patagónico

Por momentos nos sentimos inclinados a pensar que se trata de un relato marketinero. Pero la reiteraci√≥n de los comentarios a favor de la existencia de esta versi√≥n dom√©stica del monstruo del lago Ness, la considerable cantidad de expediciones consagradas a encontrarlo, y el hecho de que el 50 % de los habitantes de Bariloche crea en Nahuelito (seg√ļn una encuesta) nos impone, al menos, el deber de tratar el asunto con seriedad.

Es claro, pese a las enérgicas afirmaciones de la existencia de Nahuelito, que el caso presenta todos los signos de una leyenda. Repasemos las distintas hipótesis, a favor y en contra de la veracidad de la historia:

Para algunos, un dinosaurioNahuelito es un dinosaurio: es la teor√≠a m√°s popular. Enuncia que el origen de la criatura se remontar√≠a a tiempos prehist√≥ricos. El Nahuelito vendr√≠a a ser una variante del plesiosaurio. Esta hip√≥tesis se presenta a priori como la m√°s sensata. No obstante, no resiste el hecho comprobado de que los lagos en los que morar√≠a el m√≠tico animal se formaron en una etapa geol√≥gica posterior a la extinci√≥n de la especie se√Īalada.

Nahuelito surge de una mutaci√≥n: esta versi√≥n, un tanto ins√≥lita, sugiere que Nahuelito es el resultado inesperado de una misteriosa mutaci√≥n producida a partir de experimentos nucleares realizados en la d√©cada del 50¬ī en la Isla Huemul.

Nahuelito es, en realidad, un submarino: esta explicaci√≥n atribuye las apariciones a una peque√Īa nave submarina de origen desconocido perseguida en los 60¬ī por la armada argentina. La fisonom√≠a de este ejemplar mec√°nico habr√≠a sido confundida por su aspecto con una criatura acu√°tica.

Lago Nahuel HuapiFinalmente, otras hip√≥tesis explican que lo que ojos torpes o fantasiosos no tuvieron la menor vacilaci√≥n en se√Īalar como Nahuelito, corresponder√≠a en realidad a troncos a la deriva, materia org√°nica acumulada en estado de putrefacci√≥n, burbujas de gas que agitaban la superficie o hasta reba√Īos de ovejas que cruzaban el lago a nado por su parte m√°s baja en busca de mejores pasturas (las cuales vistas en conjunto parec√≠an un gran animal nadando). ¬°S√≠, se√Īores, es probable que a esta altura el Nahuelito tenga conflictos de identidad!

Foto del supuesto NahuelitoLas teor√≠as que abonan la existencia de Nahuelito, evidentemente, contin√ļan bajo el velo de la ambig√ľedad. Jam√°s han sido cient√≠ficamente demostradas y probablemente no lo vayan a ser, pero es curioso que la gran mayor√≠a de los relatos coinciden en describirlo como un animal de aproximadamente 10-15 metros, dos jorobas, piel de cuero y, en ocasiones, un cuello en forma de cisne. Resulta llamativo que esta caracterizaci√≥n se asemeje a las descripciones que hicieron los mapuches doscientos a√Īos antes.

El legado de las leyendas abor√≠genes acerca de un animal acu√°tico (los mapuches lo llamaban ‚Äúcuero‚ÄĚ) retozando en las aguas del Nahuel Huapi fue recuperado a comienzos del siglo XX. En 1910, George Garret se desempe√Īaba como gerente en una compa√Ī√≠a que navegaba por el lago Nahuel Huapi. Un d√≠a de aquel a√Īo avist√≥ un animal que, de acuerdo a su testimonio, ¬ęparec√≠a tener entre 15 o 20 pies de di√°metro, sobresal√≠a quiz√°s 6 pies por encima del agua y estuvo 15 minutos a la vista¬Ľ. Esta experiencia reci√©n sali√≥ a la luz p√ļblica en 1922 en un art√≠culo publicado por el peri√≥dico Toronto Globe. En aquella √©poca, las historias acerca de la existencia de monstruos acu√°ticos estaban en boga a partir de la gran consideraci√≥n medi√°tica que ten√≠a Nessie, la bestia del lago Ness.

Las costas del lago recibieron muchas expedicionesLa primera expedici√≥n para encontrar a Nahuelito se llev√≥ a cabo ese a√Īo. Fue capitaneada por el superintendente del zool√≥gico de Buenos Aires Jos√© Chiagi, luego de que el insigne buscador de oro norteamericano y ex sheriff Mart√≠n Sheffield informara acerca de huellas al director del zool√≥gico Dr. Clemente Onelli. Sheffield hab√≠a arribado a la Patagonia tras la pista de los c√©lebres bandidos Butch Cassidy y Sundance Kid.

A partir de entonces, las expediciones para capturar a Nahuelito no cesaron, a pesar de las permanentes quejas de las asociaciones protectoras de animales que se oponían a las incursiones de grupos de caza en las costas del Nahuel Huapi.

Vista panor√°mica del lago

Que estas empresas de b√ļsqueda nunca hayan obtenido resultados positivos, no significa que las creencias que avalan la existencia de Nahuelito hubieran caducado. √Čstas se basan en los avistamientos de muchas personas y en documentos fotogr√°ficos no concluyentes. El misterio sigue en pie.

Ya sea objeto de conocimiento o de la imaginación, el enigma Nahuelito es una sana excusa para mantener en estado de vigilia la curiosidad del hombre. Las aguas del Nahuel Huapi, rodeadas de importantes centros turísticos como Bariloche y Villa La Angostura, nos invitan a explorar sus secretos.

Comentarios

Una respuesta a El enigma Nahuelito

  1. Isidoro Guidrobros dijo:

    El professor Vicente Arqu√≠mides Tadeo de la Universidad Popular de Wilde, fue uno de los pioneros en desarrollar y narrar la existencia de un ser distinto en las profundidades del lago.Desde el bosque de Arrayanes, sol√≠a investigar y recolectar historias de distintos personajes. Crecimos con sus relatos. Siempre un paso adelante. Pasa el tiempo y el recuerdo es homenaje. No nos empaquetetaba. El saber demasiado, a veces te distancia del resto…Predicaba firme: ¬ęEs un sobreviviente del pasado,como un dinosaurio marino, encriptado en las profundidades del lago. Cada tanto, suele aparecer por la superficie y se encresta el agua, respira fuerte un lapso de tiempo y vuelve a descender a las profundidades para iniciar su letargo.Es como una Tortuga, chicos.¬Ľ Explicaba a la clase que lo escuchaba en silencio y sorprendida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viajes a Patagonia

Publicidad