Patagonia, 17 de Junio de 2019
Inicio > Historia de la Patagonia > El Padre de Agostini

El Padre de Agostini

El Padre Alberto Mar√≠a de Agostini fue¬†uno de los √ļltimos exploradores del extremo sur del continente.

Padre Alberto María de Agostini capturando las primera imágenes de la Patagonia.

A caballo entre los antiguos viajeros y primeros descubridores y los modernos ‚Äúvenidos y quedados‚ÄĚ, el padre de Agostini es un ejemplo de tradici√≥n y modernidad unidos en un solo ser. Igual que los primeros exploradores lo inundaba un esp√≠ritu de pionero, un ansia de conocimiento y una necesidad casi fisiol√≥gica de espacio innominado. Pero participa, como hombre moderno, de otros intereses, relacionados con el mundo tecnol√≥gico del siglo XX: la fotograf√≠a, la aviaci√≥n, el monta√Īismo. Y todo ello sin olvidar su vocaci√≥n: era cura, misionero, preocupado por llevar su fe a los m√°s rec√≥nditos sitios de la Patagonia austral, su destino.

El Padre de Agostini naci√≥ en el norte de Italia, en la regi√≥n del Piamonte, a los pies de los Alpes, el 2 de noviembre de 1883. De su ni√Īez alpina le viene seguramente su predilecci√≥n por las monta√Īas y su gusto por escalarlas.

A los 26 a√Īos entr√≥ como sacerdote en la orden de los salesianos y parti√≥ como misionero a una de las zonas m√°s extra√Īas y desconocidas del El Padre Agostini con un aborigen y√°mana.planeta en ese momento: la Tierra del Fuego. Lleg√≥ a Punta Arenas en 1910 y se aboc√≥, junto con otros salesianos que ya estaban en el lugar, entre los que se encontraba Monse√Īor Fagnano, a la tit√°nica tarea de tratar de salvar del desastre a los √ļltimos sobrevivientes de los primitivos ind√≠genas de la regi√≥n: yamanas y onas. La situaci√≥n era terrible, la introducci√≥n del ganado y los cambios en el habitat y el modo de vida de los abor√≠genes los llevaba r√°pidamente a la desaparici√≥n. Los salesianos se esforzaban en preservar la cultura de los indios, agrup√°ndolos en misiones, pero ten√≠an gran oposici√≥n de las familias m√°s poderosas de la zona, que necesitaban a los indios como mano de obra barata sin importar si una cultura entera desaparec√≠a.

De Agostini trabajaba intensamente en las misiones, pero dedicaba todo su tiempo libre a explorar el territorio fueguino y documentar sus viajes.

Recorri√≥ la cordillera Darwin en Tierra del Fuego y los grupos del Balmaceda y el Paine, muy cerca de Puerto Natales. Este √ļltimo grupo Los Cuernos del Paine, en el macizo del mismo nombremonta√Īoso le produjo gran admiraci√≥n, por las cumbres y por la belleza natural del ambiente que las rodea. Dice en sus escritos: «El lugar es de los m√°s salvajes y grandiosos. Selvas, lagos, r√≠os, cascadas, constituyen el pedestal de este fant√°stico castillo torreado, con murallones gigantescos, acorazado de hielos, sobrepasado por agujas de terrible aspecto que tanta seducci√≥n ofrecen al denuedo de los monta√Īistas

En 1929 fue Agostini quien describi√≥ adecuadamente el extremo de este macizo monta√Īoso, en forma circular, que hab√≠a sido confundido con el cr√°ter de un volc√°n.

Despu√©s, los intereses de Agostini se dirigieron m√°s el norte, hacia los glaciares que desembocan en el Lago Argentino, una zona que por ese Glaciar Spegazzinientonces era pr√°cticamente inexplorada. Lleg√≥ as√≠ hasta los glaciares Mayo y Spegazzini, pero lo que le preocupaba era encontrar una cima, un punto elevado desde donde pudiera tener una visi√≥n panor√°mica que le facilitara el relevamiento del lugar. Emprendi√≥ entonces junto a los gu√≠as Croux y Bron y el doctor Egidio Feruglio el ascenso del monte Mayo. Lo lograron el 14 de enero de 1931. Agostini describe as√≠ el espect√°culo: «Un panorama estupendo, indescriptible por la profunda vastedad del horizonte y por la sublime grandiosidad de los centenares de cumbres… son las primeras miradas humanas que contemplan estas soledades de hielo entre arrebatos de alegr√≠a y at√≥nito recogimiento… La mirada se dirige √°vida a trav√©s de aquella inmensa extensi√≥n de nieves, de hielo y de cumbres, que la cristalina transparencia de la atm√≥sfera y la fulgurante luz del sol tornan a√ļn m√°s n√≠tida, y procuro escrutar sus secretos

Con estos mismos compa√Īeros emprende poco despu√©s la traves√≠a delTraves√≠a por el Hielo Continental, en nuestros d√≠as. Hielo Continental. Descubrieron glaciares a los que bautizaron, pisaron por primera vez los picos circundantes, encontraron extra√Īos oasis verdes en medio de la desolaci√≥n de las morenas y los hielos, hasta alcanzar la cima del Monte Torino desde donde se ve la costa del Pac√≠fico. Regresaron desde all√≠ por el mismo camino por donde hab√≠an ido. Esta expedici√≥n reci√©n se complet√≥, llegando hasta el lado Chileno y desde Chile hasta la Argentina muchos a√Īos despu√©s, en 1955, y con muchos m√°s recursos tecnol√≥gicos.

Vista del Monte Fitz Roy o Chalt√©n (su nombre ind√≠gena).Luego, progresando en sus tareas de exploraci√≥n y descubrimiento, el padre Agostini estuvo muchas otras veces en el macizo del Fitz Roy, el grupo monta√Īoso m√°s complejo e imponente de toda la cordillera austral, se hosped√≥ en una de las estancias de la zona, y finalmente decidi√≥ establecerse all√≠. Una de sus frases resume la impresi√≥n que le causaba esta mole: «Pero la atracci√≥n m√°s imponente la constituye el Monte Fitz Roy … Es el se√Īor de toda esta vasta regi√≥n monta√Īosa, es otro Cervino, algo m√°s modesto en cuanto a elevaci√≥n pero no menos terrible por la verticalidad de sus paredes y la majestuosidad de su c√ļspide. El Fitz Roy es sin duda una de las monta√Īas m√°s bellas e imponentes de la Cordillera Patag√≥nica…»

En una de las tantas expediciones al Cerro Torre, el grupo en el que se encontraba el padre Agostini debió hacer campamento en el valle, cerca de una gran piedra, y a causa del mal tiempo permanecieron allí casi un mes. Esa piedra se conoce hoy en día como Piedra del Fraile en honor al cura.

Durante 1937 este cura aventurero sobrevol√≥ parte de la cordillera en un monoplano, el ‚ÄúSaturno‚ÄĚ, en un vuelo que dur√≥ 4 horas.

La √ļltima expedici√≥n de Agostini fue la que realiz√≥ a los valles de los r√≠os Baker y Chacabuco, llegando hasta los l√≠mites de la cordillera. En esta parte sus escritos se detienen m√°s en la parte humana que geogr√°fica. Advierte sobre el extremo aislamiento en que viven los colonos, lo que los deja a merced de los bandidos.

Sólo le faltaba algo a su vida para considerarla completa: la ascensión al Cerro San Lorenzo, la que comenzó en 1943.

Adem√°s de sus detalladas descripciones y sus relatos emocionantes, de Agostini era tambi√©n un fot√≥grafo aficionado, que particip√≥ en varios concursos con las tomas que realizaba durante sus viajes. Adem√°s del extenso trabajo fotogr√°fico, tiene tambi√©n dos filmaciones, Tierras Magall√°nicas y Tierra del Fuego, documentales a√ļn hoy difundidos en Primeras im√°genes en movimiento de las tierras m√°s australes, por De Agostini.Am√©rica y Europa.

Como escritor dej√≥ 22 obras, entre ellas dos gu√≠as tur√≠sticas, ‚ÄúGu√≠a Tur√≠stica de Magallanes y Canales Fueguinos» y «Gu√≠a Tur√≠stica de los Lagos Argentinos y Tierra del Fuego».

El padre De Agostini murió el 25 de diciembre 1960 en la Casa Matriz de los Salesianos de Turín.

Existe un interesante libro que narra la historia de este aventurero fuera de lo com√ļn, cuyo autor, Germ√°n Sope√Īa era un admirador de las mismas bellezas que cautivaron por siempre al cura del Piamonte. El libro se titula Monse√Īor Patagonia.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viajes a Patagonia
El viaje ideal para conocer los √≠conos de Argentina: El Glaciar Perito Moreno en El Calafate, el Fin del Mundo en Ushuaia, la imprescindible y misteriosa Buenos Aires y la nueva Maravilla del Mundo, las Cataratas de Iguaz√ļ. Un combo al que no le falta...
Este es un viaje hasta el √ļltimo conf√≠n del Mundo, llegando hasta la m√≠tica Tierra del Fuego y luego visitando el Parque Nacional Los Glaciares y el merecidamente famos√≠simo Glaciar Perito Moreno. Son 7 d√≠as de belleza non-stop, distribuidos en las ciudades de Ushuaia y...
Este Tour es un inolvidable paseo en el Parque Nacional Los Glaciares hasta llegar al famos√≠simo Glaciar Perito Moreno, recorriendo pasarelas y balcones que le permitir√°n tener excelentes vistas de esta mole de hielo. Una sensaci√≥n √ļnica de peque√Īez frente a la grandiosidad de la...
Los dos Monumentos Naturales m√°s ic√≥nicos y emblem√°ticos de la Argentina, ambos declarados Patrimonio de la Humanidad, recorridos en seis d√≠as inolvidables. Los inmensos glaciares en la Patagonia y las espectaculares Cataratas del Iguaz√ļ en el noreste del pa√≠s lo dejar√°n sin aliento.
Una opción ideal para conocer la Patagonia, visitando tres de sus puntos clave: Primero el Litoral Atlántico, Puerto Madryn y Península de Valdés (Patrimonio de la Humanidad UNESCO); más tarde, la imponencia del Parque Nacional Los Glaciares con el Perito Moreno y su misterioso y...
Dos excursiones le permitirán tener una visión completa de este sitio privilegiado de la Patagonia Atlántica: - Una visita a la Península de Valdés, impresionante reserva de flora y fauna patagónica en estado puro declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. - Un paseo hasta...

Publicidad