Patagonia, 23 de Octubre de 2020
Inicio > Historia de la Patagonia > Patagonia: el descubrimiento

Patagonia: el descubrimiento

Patagonia: una palabra que transporta al lector a un territorio mágico y fascinante. Tan vasto como se desconoce, está evocado en nuestra imaginación de muchas maneras diferentes. Siempre ha sido una tierra de conquista y colonización, desde que Fernando de Magallanes descubrió la costa patagónica y el Estrecho que lleva su nombre.

Estas desoladas orillas albergaron a famosos navegantes que sufrieron la fuerza salvaje de su característico e incesante viento. Eso, más la dudosa hospitalidad de las tierras áridas donde nada crece y no se puede encontrar agua. Llegar fue una hazaña notable. Pero establecerse era prácticamente imposible. Magallanes descubrió estas tierras por casualidad. Su objetivo era llegar a las “Islas de la Especiería” (Molucas) y regresar a España con sus naves cargadas de especias, seda, porcelana y todo tipo de bienes valiosos que pudiera encontrar en el camino.

Al igual que Colón, creía que era posible llegar al este a través del oeste. Y se suponía que este viaje era la prueba de su hipótesis. La expedición consistía de cinco barcos, (San Antonio, Trinidad, Concepción, Victoria y Santiago), con Magallanes al mando de esta empresa. Aunque cada barco tenía su propio capitán, era él quien tenía la responsabilidad de las decisiones finales. De hecho, poco después de abandonar el puerto, decidió cambiar la ruta preestablecida y, costeando África hasta Guinea, dio órdenes de virar hacia Brasil. Juan de Cartagena, supervisor general y capitán de San Antonio, exigió una explicación. Magallanes, quien obviamente no estaba acostumbrado a responder por sus decisiones, consideró esto como una especie de insulto y rápidamente relevó a Juan de Cartagena de sus deberes como supervisor y lo reemplazó con Antonio de Coca (contador de la expedición). Después de este incidente, Magallanes se volvió bastante paranoico y, desconfiando de las intenciones de sus capitanes, finalmente reemplazó a Antonio de Coca por un primo, Álvaro de Mezquita.

Sin embargo, después de un mes y medio de navegación, Magallanes se dio cuenta de que los cálculos del mapa que estaba usando estaban equivocados. Guardó este secreto a los otros capitanes y se negó a seguir sus sugerencias para encontrar un puerto seguro donde pudieran refugiarse, obtener suministros y mantenimiento para los barcos. Magallanes, muy seguro de sí mismo, logra imponer su autoridad. El 31 de marzo de 1520 llegó a una bahía a la que llamó Bahía San Julián, donde desembarcaron para pasar el invierno. La comida y el vino estaban racionados y los hombres estaban desanimados y resentidos. Los capitanes consideraron que era el momento perfecto para fomentar el motín, y eso marcó el comienzo de un episodio en el que la traición, la crueldad y el asesinato fueron moneda común. Los líderes de la insurrección fueron Quesada, Mendoza y Cartagena que, junto con un grupo de hombres, abordaron el San Antonio. Tomaron prisionero a Álvaro de Mezquita y apuñalaron a Juan Elgorriaga porque los enfrentó, dejando claro que desde ese momento daban las órdenes. Juan Sebastián Elcano fue nombrado capitán. A la mañana siguiente, uno de los barcos, el Trinidad, envió un bote con algunos de los tripulantes al barco de los amotinados para pedir que alguien los acompañara a tierra en busca de madera y agua. Pero nadie se movió, y una voz les informó que solo habían recibido órdenes de Gaspar de Quesada. Los hombres volvieron a informar a Magallanes sobre la situación.

Por otro lado, los amotinados, asustados por las posibles y muy severas consecuencias de su rebelión, pidieron ser recibidos por el almirante para iniciar conversaciones.

Magallanes tomó prisioneros a los mensajeros y, a su vez, envió un bote con Gonzalo Gómez Espinosa con una respuesta escrita. Luis Mendoza, capitán del Victoria, recibió a Espinosa, quien a sangre fría clavó una daga en la garganta del capitán mientras leía la nota. La tripulación observó todo, paralizada por la conmoción, y fue entonces cuando otros quince hombres armados enviados por Magallanes tomaron el mando de la nave, y proclamaron capitán a Duarte de Barbosa (suegro de Magallanes). Dirigió esta nave junto a la Trinidad, que controlaba la entrada a la bahía. Mendoza y Quesada fueron juzgados y sentenciados a muerte. Ambos fueron decapitados y sus cuerpos, destrozados, fueron atrapados en postes, exhibidos para que todos los vieran. Tal era la forma en que se castigaba la traición en aquellos días. Hubo otros hombres asesinados, y presumiblemente algunos fueron perdonados porque su trabajo a bordo era necesario, pero el perdón se mostró como un acto de misericordia. Magallanes tenía que enfrentar otro problema: suavizar el terrible impacto de estos dramáticos eventos y mantener a su tripulación ocupada y activa. Decidió construir un taller con una fragua y concentrar la atención de todos en reparar los barcos.

Pasaron dos meses antes de que hicieran su primer contacto con los nativos. Estos fueron descritos como “grandes como gigantes, sus caras anchas teñidas de rojo excepto por los ojos que estaban rodeados por círculos amarillos, y dos huellas en forma de corazón en sus mejillas”. Se cree que Magallanes llamó a estos nativos Patagones a causa de sus enormes pies. Los nativos eran bastante amigables al principio, pero los recién llegados, en un estilo que era típico de los conquistadores, pensaban que podían regresar con ellos a España en cautiverio. Como no podían llevarlos a bordo por la fuerza, pensaron en una manera de engañarlos. Les mostraron a los nativos algunas cadenas de hierro para atraer su atención, y luego, simulando que eran un regalo, pusieron las cadenas alrededor de sus tobillos. Cuando los nativos se dieron cuenta de que eran prisioneros, se pusieron furiosos y comenzaron a pelear. Un marinero fue herido con una flecha envenenada y murió instantáneamente.

Los españoles respondieron con armas de fuego, pero los nativos lograron escapar. No solo eran corredores muy rápidos, sino que también corrían en una especie de zigzag, así que al final engañaron a sus posibles captores, quienes, a pesar de eso, incendiaron sus chozas.

Un mes después, Magallanes decidió que era hora de abandonar esta región, aunque su misión estaba lejos de completarse. En octubre, una terrible tormenta empujó a los barcos hacia el sur hasta que llegaron a un promontorio que bautizaron Cabo de las Once Mil Vírgenes. Más adelante, viendo lo que parecía un estuario, Magallanes envió a Concepción y San Antonio a explorar. Tuvieron cinco días para llevar a cabo este reconocimiento, y mientras tanto los barcos restantes esperaban cerca, en un lugar llamado “Bahía de la Posesión”. Pasaron unos días y, de pronto, se vio que los barcos regresaban, saludando con los cañones, ondeando banderas, con los marineros saltando con entusiasmo, abrazándose unos con otros…

¡La victoria era suya!

Finalmente se descubrió el pasaje al Pacífico. Magallanes había triunfado. En esos días difíciles, las celebraciones no duraron mucho. Las acciones futuras deben ser decididas, las nuevas decisiones deben ser tomadas. Debido a la falta de suministros, al cansancio de la tripulación y al mal estado de los barcos, la opinión general de los capitanes favoreció el regreso a España. Pero Magallanes se negó y dio órdenes de navegar hacia Molucas, su destino original. Encontró su muerte en la isla de Mactan, luchando con los nativos, el 27 de abril de 1521. Tenía cuarenta y un años. El itinerario continuó por medio de Elcano, que llegó a España a bordo del Victoria, el 8 de septiembre de 1522, completando así la primera circunnavegación del mundo según lo planeado por Magallanes. Esta fue, sin duda, la mayor hazaña náutica de la época.

Comentarios

Una respuesta a Patagonia: el descubrimiento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viajes a Patagonia