Patagonia, 13 de Noviembre de 2018
Inicio > Patagonia Andina > Norte Neuquino > Ascensión al Volcán Domuyo

Ascensión al Volcán Domuyo

Cuando concluimos la ascensión al Volcán Lanín, en el año 1998, empezamos a pensar en el desafío del Domuyo, techo de la Patagonia. En julio de 2002 comenzó la preparación física, consistente en caminatas de unos 12 km. una vez por semana, por la margen norte del Río Negro, en la zona de la comarca ViedmaCarmen de Patagones. Y llegado el verano de 2003 todo estuvo listo para la gran aventura…

ANPP Sistema Domuyo - Foto: neuquentur.gob.ar

ANPP Sistema Domuyo – Foto: neuquentur.gob.ar

Preliminares

Julio Iribarne, Alberto Gómez y yo, Fernando Cadenasso, iniciamos camino el sábado 4 de enero de 2003 a las 6 de la mañana. Nuestro primer destino fue la ciudad de Neuquén donde alquilamos los elementos para el ascenso y recabamos algunas últimas informaciones. De allí seguimos rumbo a Chos Malal por un camino que parece una navegación en aguas calmas. En Chos Malal cargamos combustible y buscamos a “Coco” Gómez, el guía que nos acompañaría para el ascenso, pero nos dicen que Coco nos espera en Aguas Calientes. Eufóricos por la noticia partimos con rumbo Oeste hacia Andacollo.
El camino se pone cada vez más duro, hay muchas piedras sueltas, pero también el paisaje es más espectacular. Pasando Andacollo nos encontramos con una manada de chivos, fotos, filmación, bromas y seguimos camino hacia la localidad de Las Ovejas. En este paraje sólo preguntamos como teníamos que continuar para Varvarco, la Puerta del Domuyo. Unos kilómetros mas adelante hay un mirador que se denomina “La Puntilla”, donde se puede apreciar el Río Neuquén que corre entre barrancas cientos de metros más abajo y de fondo, la majestuosa e imponente imagen de nuestro objetivo: el volcán Domuyo. Sacamos fotos y filmamos desde la pasarela y, luego de leer los carteles que hacen referencia a la leyenda del Domuyo (recuerden que para los Mapuches es una montaña sagrada), continuamos viaje hacia Varvarco.

Varvarco - Patagonia Argentina

Varvarco – Patagonia Argentina

En la única heladería, kiosco etc. de Varvarco, preguntamos nuevamente por nuestro guía y nos dicen que nos espera en Aguas Calientes. El último tramo de camino, 39 km., son los peores de todo el recorrido, pero con unos paisajes increíbles, donde las formas de las rocas parecen tomar vida y donde un río como el Atreuco esculpió figuras en las paredes de granito que nos recuerdan monjes o brujas. El paisaje es espléndido, ya está atardeciendo, las sombras y los últimos brillos del sol realzan el entorno, seguimos por un camino de cornisa y de fondo podemos ver el espectacular entorno volcánico del Domuyo.

Cambios sobre la marcha

Llegamos a Aguas Calientes ya de noche. Coco, el guía, brilla por su ausencia, pero no nos preocupamos, pensamos que mañana vendrá. Esta noche dormiremos bien, alquilamos una cabaña en el complejo que tiene el Instituto de Salud del Neuquén en este paraje. El lugar es paradisíaco. Tomamos un baño termal en las vertientes que derrochan su agua sulfurosa en esta quebrada. Al principio dudamos pero al notar que el agua está a unos 38° C. nos damos un baño relajante y estimulador. Cenamos y a dormir, el día había sido muy largo y agotador, y al día siguiente debíamos comenzar el acercamiento y la ascensión al Domuyo.

A las 8 de la mañana nos levantamos, desayunamos y comenzamos a preparar lo que teníamos que llevar para nuestra travesía. Ya a esta altura comienzan a plantearnos la posibilidad de que Andrea, la Colo, nos guíe hasta el volcán ya que Coco no podrá llegar hasta el martes al mediodía. Andrea está dispuesta a acompañarnos junto con Leandro, su novio, hasta el campamento base, que se encuentra a 3000 msnm. Un poco más optimistas nos vamos a pegar un baño en las templadas aguas de la terma, más tarde vamos a recorrer el camino que conduce de Aguas Calientes hasta un playón donde se dejan los vehículos cuando se asciende al volcán. Cuando volvemos hacemos conjeturas sobre la presión, dado que nos cansamos con sólo subir un par de metros y eso que estamos a 1800 msnm.!

Las Olletas, "las aguas hirvientes del Domuyo" - Patagonia Argentina

Las Olletas, “las aguas hirvientes del Domuyo” – Patagonia Argentina

Hasta el campamento base

Al día siguiente, a las 6:00 AM nos despertamos y desayunamos, levantamos el campamento y partimos con rumbo al playón que queda a unos 22 km. de ripio, por un camino que resulta bastante desagradable para el vehículo. Una vez allí armamos las mochilas, distribuimos los alimentos, carpa y elementos de cocina y a eso de las 09:00, cuando llegan nuestros guías, salimos costeando el río Covunco, que baja del deshielo de los glaciares del volcán Domuyo. Luego de un rato de caminata nos encontramos con un grupo que también intenta llegar a la cumbre, seguimos y Andrea nos dice que tenemos que cruzar el río. Unos metros más adelante, en la margen norte del río, hay dos peñascos que nos sirven de puente, es bastante peligroso, el Negrito cruza con la mochila, Julio y yo decidimos pasar sin ellas. Seguimos camino sin mucha prisa pero sin pausa, cada tanto descargamos las mochilas y la sensación es de caer hacia delante, muy rara… Filmamos, unas fotos y seguimos la marcha. El objetivo del día: llegar al campamento base a orillas de la tercer laguna para acampar.

Intentábamos hacerlo lo antes posible, para comer algo y descansar, ya que pensábamos en la segunda jornada, que prometía ser mucho más dura. Caminamos por la margen derecha del río Covunco y comenzamos a cruzar pequeñas vertientes de agua fresca en las que reponemos agua constantemente. Cargábamos en nuestras mochilas dos litros de agua por las dudas (¡grave error!) sin saber que donde acamparíamos corría un transparente arroyo proveniente del glaciar. Faltando unos 2000 m. para llegar al campamento base hacemos un alto y decidimos comer un poco. Nuestra guía se había adelantado para investigar el terreno, según ella faltaba poco para llegar. Cuando la vemos agitar los brazos haciendo señas para que vayamos, cargamos las mochilas y encaramos el último tramo. Llegamos a las 12:50 horas, descargamos nuestras pesadas mochilas, y nos sentamos a reponer energías. El clima nos está tratando bien, sólo hay un poco de viento. Nos disponemos a comer algo haciendo los comentarios del trayecto, mientras Andrea y Leandro se rehidratan para comenzar el descenso hasta Aguas Calientes.

Armamos el campamento, almuerzo y luego una siesta. A los 3000 msnm. duele un poco la cabeza y se siente una opresión en el pecho para respirar. A la tarde llega a la carpa una persona que resulta ser … Coco Gómez! Charlamos sobre los problemas que tuvo para llegar y le comentamos que tenemos decidido seguir solos hacia la cumbre. Nos aconseja encarar esta parte por un cordón llamado “el Filo”, y aprovechamos para hacer algunas preguntas ya que de alpinismo sabemos poco y nada.

Géisers en Las Olletas - Patagonia Argentina

Géisers en Las Olletas – Patagonia Argentina

El día más largo

Al día siguiente la alarma del reloj suena a las 4 de la mañana, con bastante pereza nos levantamos y preparamos el desayuno. Me asomo, miro afuera y veo un cielo totalmente estrellado, parece que se pueden tocar las estrellas con las manos. Después de desayunar acomodamos el campamento por si llega a levantarse viento, colocamos todos los elementos debajo de la carpa y sobre la carpa ponemos unas rocas. Ya no hay vuelta atrás, encendemos la linterna (son las 5:30 de la madrugada) y partimos. A lo lejos vemos las linternas de un grupo que nos precede, ellos acamparon a una media hora de camino mas arriba. Pasamos un glaciar sin poder apreciar su magnitud por la oscuridad. Luego de pasar el campamento base del grupo que va adelante, encaramos la primera pendiente fuerte del día, Alberto y Julio van adelante, yo siento como si me estallaran los gemelos y empiezo a hacer zig zag porque este tramo va muy empinado y estamos fuera del sendero. Ya está aclarando y comenzamos a ver un poco, Julio aprovecha para filmar. El grupo que va adelante esta más cerca, creo que los vamos alcanzando, de todas maneras cuando puedo me tomo las pulsaciones, recuerdo que Juanca, nuestro entrenador, me dijo que no conviene llevar mas de 140 por minuto, cuando llego a ese nivel me detengo unos segundos y recupero. Por momentos Julio y el Negrito me sacan unos 20 a 30 mts. de distancia, me esperan y tomamos agua (re hidratamos), comemos unas barras con cereal y continuamos nuestro ascenso. Vamos caminando por el filo que da al Este del volcán, la vista es maravillosa, el sol ilumina las laderas que dan a nuestras espaldas, en un rato más cuando pasemos el filo hacia el lado Este nos va a empezar a calentar un poco. Por el momento, el frío es intenso pero con el andar no se siente mucho.

Unos pasos más y llegamos a los 3400 msnm. El sol pega fuerte ahora, el cielo está totalmente azul, y el clima es calmo y agradable. Se puede distinguir la naciente del río Atreuco, que es un espectacular lago azul que se encuentra entre las montañas al sur del Domuyo. El silencio es increíble, por momentos me parece estar viviendo un sueño, creo que no se puede describir con palabras la sensación de estar mirando este imponente paisaje.

Mochilas al hombro y a caminar nuevamente, a esta altura el grupo de cinco andinistas que salió un rato antes viene unos 400 metros mas abajo, pienso que vamos haciendo un buen ascenso, no llevamos demasiada prisa, esto nos beneficia con respecto a la enfermedad de la altura. Seguimos por la cara Este del desfiladero y a unos 200 metros se ve una lengua de hielo, es un glaciar que el viento ha tallado en forma de placas que parecen formar un gran laberinto helado. Cuando llegamos no sabemos cómo encararlo, ya que las placas miden entre 1,40 y 2,00 de alto, y están separadas por unos 40 cm., Alberto decide escalar y sube un peñasco de unos 15 mts. de alto, Julio le pide que tenga cuidado, ya que los bordes del peñasco se desmoronan constantemente. Nosotros decidimos encarar el “laberinto” y, un poco asustados al principio, pero tomando confianza después, logramos pasar. Después de sortear el obstáculo tomamos la altura con el GPS y estamos en los 3800 msnm…

Son las 10:48 así que vamos en buen tiempo. Encaramos el último tramo para llegar a los 4000 msnm., pasando a la cara Oeste del desfiladero. Desde donde estamos podemos apreciar “La montura”, que es una depresión con un glaciar, entre dos picos, que se encuentra a los 4000 msnm. Esta parte del ascenso es más peligrosa, la pared Este es de una arenisca mezclada con piedra lo que produce un deslizamiento de las capas superiores y cualquier resbalón puede llevar a caer unos cuantos cientos de metros. En este tramo yo voy adelante y paro para tomar aire cada 50 o 60 metros, llegamos a la montura, el reloj marca 4000 msnm.. Hay una subida bastante empinada con un polvo amarillento, es extremadamente peligroso resbalar en este lugar ya que la caída puede ser fatal, tomamos todas las precauciones y hacemos los metros que nos separan de una roca en forma de saliente que nos resguarda por un lado del viento y por otro, del precipicio que se formó por la corrida de lava y piedras candentes cuando el volcán estuvo en erupción. Al resguardo de la roca nos aseguramos los grampones al calzado. Desde aquí debemos encarar los últimos 700 m., claro que para subir estos metros hace falta caminar por el hielo unos 4 km., con una pendiente por momentos de hasta 50 grados. Salimos creyendo que por la nieve la subida es más fácil, pero esto fue un grave error, ya que enseguida la marcha se complica por las huellas hundidas en el hielo y agrandadas por el efecto del viento. Yo voy adelante haciendo de guía mas atrás me siguen Julio y el Negrito, trato de hacer pequeños zig zag para minimizar la terrible pendiente. De pronto puedo ver que estamos sobre una zona de un posible deslizamiento de nieve o avalancha, cambio enseguida el rumbo, y sólo comento que me parece que estamos sobre grietas, no quiero que se asusten mis compañeros. Seguimos subiendo y ya puedo tomarme las pulsaciones con sólo mirar el reloj, siento el corazón bombear en cada parte de mi cuerpo, el silencio que antes escuchaba ahora se transformó en un zumbido, me parece escuchar el sonido de una bocina o ruidos de motores, la cabeza ya me está doliendo desde hace un rato.

¿Y si paramos acá?

Llegamos a una isla de piedras, recuerden que estamos en un mar de hielo, me siento y espero a Julio y Alberto que vienen unos pasos más atrás, tomamos agua y comemos cereales, Alberto no quiere comer pues dice que le cayeron mal al hígado, por dentro pienso que lo esta afectando la altura. Cierro los ojos y me da la sensación de quedar dormido, tengo mucho sueño, me está afectando la poca presión y el agotamiento físico. Insinúo que, para mí, haber llegado hasta aquí es un triunfo, y que si quieren volver, podemos hacerlo, pero no recibo una respuesta afirmativa, todos queremos seguir, aunque nuestros músculos están bastante agotados. Nos ponemos en camino nuevamente y esta vez pasamos por una cornisa de un metro a dos de ancho sobre la izquierda podemos ver a lo lejos las pircas del campamento base, la vista es espectacular, pero el tremendo precipicio produce vértigo. Esta parte del sendero es muy peligroso tomo mucha precaución, y paso lentamente. Pasado el peligro enfilamos hacia el glaciar, cada vez cuesta más mantener el ritmo, ahora cada 10 m. paro a recuperar el aire, por mi cabeza pasa abandonar esta locura y volver, veo que tanto Julio como Alberto están también muy cansados, se nota en sus caras, yo no me veo pero debo estar igual que ellos. Al preguntar cómo van demuestran lo contrario y tienen la convicción y la fuerza mental intacta para llegar a la cumbre. Los espero sobre unas rocas y mido con el GPS hay ahora 4400 msnm., faltan sólo 300 pero todo se está poniendo muy duro. Son las 13:45 y tenemos como hora tope para llegar a la cumbre las 14 o 15, pasado ese punto el regreso puede ser complicado. Cualquier inconveniente a esta altura, sin las bolsas de dormir y la carpa puede resultar un buen susto. La cumbre, o lo que nosotros creemos que es la cumbre, está ahora a unos 500 metros, la pendiente es de unos 50 grados, caminamos en forma transversal pero es muy difícil avanzar, así que me detengo cada 15 o 20 pasos, trato de tomar oxígeno respirando profundo pero la poca presión atmosférica, (menos de 600 mm. marca el barómetro) hace que cada vez la recuperación del pulso cardíaco sea más lenta.

Otro islote en el mar de hielo nos permite descargar la mochila que a esta altura parece pesar más. Llevamos unas ocho horas y media desde que salimos, nos miramos los tres, hay un código de silencio y preocupación, no sé lo que piensan Julio y Alberto, a mí me cuesta mantener la convicción de intentar la cumbre, por más que avanzamos parece siempre faltar lo mismo o más, después de unos minutos continuamos. Se está haciendo imposible avanzar, la pendiente y la consistencia del hielo hacen imposible clavar los grampones, Alberto sugiere pasar por la pared de rocas que da al Oeste, vamos entre rocas, hielo, el esfuerzo es tremendo, unos metros y veremos si podemos avanzar más fácilmente.

Domuyo volcano- Photo: neuquentur.gob.ar

Domuyo volcano- Photo: neuquentur.gob.ar

Por fin, la cumbre

Llegamos al filo y para nuestra sorpresa estamos ya por encima del cráter del volcán. Al fondo vemos la silueta de la cumbre. Tengo una mezcla de emoción y preocupación, veo la cumbre a unos 700 m. pero me parece inalcanzable, hay todavía que pasar un glaciar. Alberto dice las palabras mágicas “Sigamos, ahora vamos a llegar”. No del todo convencido encaro por un sendero muy marcado que recorre el borde helado del cráter. Voy mirando el espectacular paisaje, y pienso en la doncella del peine de oro, el toro rojo y el potro negro de la leyenda Mapuche del Domuyo y creo que Nguenechen nos está dejando llegar… Pasamos el glaciar, luego hay un par de pendientes sin nieve ni hielo, el piso es de roca pero avanzamos con mucha dificultad por el cansancio. Ahora veo la cumbre muy cerca ya me doy cuenta de que vamos a llegar, paro para recuperar a unos diez metros de la cumbre, Julio me alcanza y me dice que lo espere para filmar mi llegada, me viene bien esperar, tengo 170 pulsaciones creo que es por la emoción y el cansancio. Mientras espero que Julio llegue, se me caen algunas lágrimas, me acuerdo de mi familia que apoya y soporta estas aventuras. Julio me dice que avance y encaro los últimos metros, estoy llegando, no lo puedo creer, nos fundimos en un interminable abrazo, Julio sigue filmando la llegada de Alberto, que se une ahora a nosotros, quedamos los tres abrazados, festejamos el logro y nos felicitamos por el éxito, me embarga una indescriptible emoción, por unos instantes quedo totalmente perplejo al contemplar el imponente paisaje, pareciera que tenemos la cordillera al alcance de la mano.

Nos quedamos los tres inmersos cada uno en sus pensamientos, describir la sensación de estar en la cumbre del Domuyo es para mí imposible, es una mezcla de sensaciones, es el triunfo al esfuerzo, es fuerza, es coraje, es tenacidad, es resistencia, es amor propio y por sobre todo es la enseñanza que debemos dejar, demostrando que con esfuerzo, sacrificio, disciplina y apoyo al compañero se pueden realizar logros como este.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Viajes a Patagonia
Traslados de llegada y salida en cada destino. 3 noches de alojamiento en Buenos Aires. 3 noches de alojamiento en El Calafate. 3 noches de alojamiento en...
Traslados aeropuerto/hotel/aeropuerto y 3 noches de alojamiento en cada ciudad, con desayuno. Excursiones: Glaciar Perito Moreno y Parque nacional Los Glaciares. Navegación pared Sur Glaciar Perito Moreno. Experiencia Glaciares...
Traslados desde y hacia el aeropuerto en El Calafate. 3 noches de alojamiento, con desayuno. Excursión al Glaciar Perito Moreno y Safari Náutico. Excursión Descubriendo el Glaciar...
Traslados de llegada y salida en El Calafate e Iguazú. 2 noches de estadía en Iguazú y 3 en El Calafate, con desayuno. Excursiones: En El Calafate: Parque...
3 noches de alojamiento en cada localidad, con desayuno. Traslados desde y hacia los aeropuertos en los tres destinos. Excursiones: Península de Valdés. Avistaje embarcado de...
4 días, 3 noches de alojamiento, con desayuno. Impuestos. Traslados desde y hacia el aeropuerto en Puerto Madryn. Excursión a Península de Valdés. Excursión a Punta...

Publicidad