Patagonia, 14 de Diciembre de 2019
Inicio > Patagonia Andina > Norte Neuquino > El Norte Neuquino: un territorio para explorar

El Norte Neuquino: un territorio para explorar

¬ęLa magia de sentir que uno es el primero en llegar¬Ľ dice uno de los folletos que presentan a esta zona, y es realmente as√≠. Si esto es verdadero para muchos lugares de la Patagonia, es particularmente apropiado para el norte neuquino.

En las afueras de Chos Malal - Patagonia Argentina

En las afueras de Chos Malal – Patagonia Argentina

Decir que es una tierra √ļnica, irrepetible, distinta, original parece no bastar. Uno tiene la sensaci√≥n de que deber√≠a decir ¬ęm√°s √ļnico¬Ľ, ¬ęm√°s distinto¬Ľ:
El cielo de Andacollo, los colores de los cerros, la imponencia de la¬†Cordillera del Viento, la emoci√≥n de seguir un r√≠o hasta sus nacientes… como el Nahueve en las Lagunas de Epulafquen… Y el silencio, el silencio que est√° siempre presente. Pero un silencio cargado de rumores, porque est√°n los arroyos entre las piedras, el pasar de los pastores trashumantes con sus animales rumbo a la veranada, el viento… Y la gente, la maravillosa gente del norte, amable, servicial, conocedora de los lugares y las leyendas, siempre dispuesta a recibir y tender una mano al visitante.

Vista de Chos Malal y la Cordillera del Viento - Patagonia Argentina

Vista de Chos Malal y la Cordillera del Viento – Patagonia Argentina

Hablando de silencios, rumores y m√ļsica, uno de los primeros impactos que recibe el viajero que empieza a preparar su recorrido por esta zona es la extra√Īa sonoridad de los nombres de los pueblos, los r√≠os y los cerros. Y es que la lengua de los mapuches y los pehuenches, primeros pobladores de estos lugares, permanece viva en ellos: Andacollo, ¬ęBrillante en las alturas¬Ľ, Huinganco, ¬ęArroyo donde hay huingan (una planta)¬Ľ, Varvarco, ¬ęValle de agua amarga¬Ľ, Nahueve. ¬ęLugar donde hay tigres¬Ľ, Atreuco, ¬ęAgua fr√≠a¬Ľ, Buraleo, ¬ęR√≠o caudaloso¬Ľ,¬†Domuyo, ¬ęQue tiembla y rezonga¬Ľ, Moncol ¬ęCerro redondeado¬Ľ, Pichach√©n, ¬ęPehu√©n (araucaria) ca√≠do¬Ľ, Trocom√°n, ¬ęNido de c√≥ndores¬Ľ… Y as√≠ podr√≠amos seguir con este primer encantamiento de los nombres del norte neuquino…

El norte del Neuquén es tierra de historia, misterios y leyendas.
La historia nos cuenta que en Chos Malal, ciudad cabecera, estuvo asentada la primera gobernaci√≥n del territorio. Entre sus cerros se libraron importantes batallas durante la Campa√Īa del Desierto, y por los pasos de la cordillera se ha tejido toda una historia en la relaci√≥n con el hermano Chile, tan cercano aqu√≠.

El misterio envuelve las huellas de civilizaciones desconocidas en los petroglifos de Colo Michi C√≥ y El Chacay. Y los interrogantes que parecen no tener respuesta: ¬ŅC√≥mo sobreviven las extra√Īas algas multicolores en las aguas hirvientes del Domuyo? ¬ŅPor qu√© surge un humo negro de la profunda cueva donde nace el arroyo Butal√≥n?

Las Olletas, "las aguas hirvientes del Domuyo" - Patagonia Argentina

Las Olletas, ¬ęlas aguas hirvientes del Domuyo¬Ľ – Patagonia Argentina

Y como muestra de las leyendas que pueblan los cerros y mallines del norte, le regalamos una de las m√°s bonitas: La puerta de la laguna.
¬ęCuando el Inca Atahualpa fue tomado preso en la ciudadela del Cuzco, los espa√Īoles pusieron como condici√≥n para liberarlo que se llenara con oro hasta el techo la habitaci√≥n en la cual estaba prisionero. Pronto corri√≥ por todo el imperio la orden de traer todo el oro que se pudiera para liberar al Hijo del Sol. Desde la regi√≥n del Milla Michi C√≥ (¬ęOro bajo el agua¬Ľ) se hab√≠a preparado una gran caravana de llamas cargadas de oro cuando lleg√≥ la noticia de que los espa√Īoles hab√≠an matado al Inca. La orden entonces fue esconder el oro que llevaban. El jefe de esta expedici√≥n sab√≠a que en lo alto de la Cordillera del Viento hab√≠a una lagunita de la que nac√≠a el arroyo Huingan C√≥, y en el fondo de los cerros que la enmarcaban, semitapada por la nieve, exist√≠a una gran cueva. Hacia ella hizo llevar todo el oro que hab√≠an extra√≠do. Cuando todo el oro estuvo depositado dentro hizo tapiar la puerta con grandes piedras perfectamente talladas. Antes de colocar la √ļltima, los indios se encerraron en la cueva para convertirse en custodios eternos del tesoro de su Inca sagrado. S√≥lo qued√≥ fuera uno, encargado de poner la √ļltima piedra, sellar la entrada cubri√©ndola con piedras, barro y nieve, y regresar al Per√ļ a dar la noticia.¬Ľ

El Anfiteatro, en el centro de Huinganco - Patagonia Argentina

El Anfiteatro, en el centro de Huinganco – Patagonia Argentina

Dicen los que saben que al fondo de la Lagunita de Huingan Có, luego de inviernos muy poco nevadores y veranos calurosos, al retirarse la nieve, se puede observar, al pie de los cerros, la misteriosa imagen de una puerta. Los pocos que la han visto encontraron bloques de piedra tan perfectamente tallados y pulidos que es imposible hacer penetrar entre ellos el filo de un cuchillo.
Allí sigue el tesoro de Atahualpa, custodiado por sus incas servidores.

Hay viajes que nos hacen modificar nuestra percepción de las cosas, que tocan nuestras fibras más profundas. El viaje por el norte neuquino es uno de ellos: le cambiará el alma.

Viajes a Patagonia

Publicidad