Patagonia Argentina, 30 de Marzo de 2017

Home > Regiones > Patagonia Atlántica > Destinos > Trelew
Vea también: Excursiones en Trelew

Trelew

Aunque su destino final sea la renombrada Peninsula de Valdés junto con Puerto Madryn, no podrá dejar pasar las tradiciones y atractivos que le brinda la localidad de Trelew.

Esta ciudad es el centro neurálgico de la zona. La mayoría de las compañías de ómnibus y aéreas llegan hasta aquí.

Se encuentra a 50 km. al sur de Puerto Madryn, y posee una intensa actividad cultural y comercial, lo que la convierte en un polo que trasciende los límites de la región.

Su nombre proviene de la unión de dos vocablos galeses "Tre", que quiere decir "pueblo" y "Lew", apócope de "Lewis", o sea "Pueblo de Luis". Este nombre de origen celta le fue impuesto en homenaje a Lewis Jones, uno de los pioneros galeses que impulsaron el movimiento colonizador a estas tierras.

El origen celta de los primeros inmigrantes galeses ha dejado su marca en esta pintoresca localidad. La diversidad de credos de estos pobladores origina la construcción de mas de 30 capillas, muchas de las cuales siguen en pie.

Es interesante visitar el Museo Regional "Pueblo de Luis", en Avenida Fontana y Lewis Jones, donde se pueden observar distintos elementos referidos a la colonización galesa, documentos, objetos y testimonios de la relación de estos primeros pobladores con los tehuelches, indios que poblaban la zona.

Pero si hay algo imperdible en Trelew es el Museo Paleontológico "Egidio Feruglio". La riqueza de los materiales que allí se exhiben es reconocida mundialmente, ya que se trata en muchos casos de piezas originales y no de réplicas, como suele ocurrir en estos casos. Cuenta con diversas salas, ordenadas cronológicamente, cada una con una ambientación espacial que se corresponde con las característcas del período histórico en el que habitaron la Patagonia los animales cuyos fósiles se exponen. El recorrido se inicia a partir de una original escenificación de la famosa Cueva de las Manos, del Río Pinturas, hecha de modo tal que el visitante tiene la sensación de ser uno de los habitantes de esa cueva y contempla desde allí el paisaje tal como se les aparecía a nuestros antepasados prehistóricos.

Es asombrosa también la sala dedicada a las aves, en la cual las reconstrucciones hechas a partir de los fósiles se exponen pendiendo desde el techo, por lo que parecen volar por encima de la cabeza de los visitantes. No falta una sala dedicada a los fósiles marinos y también un muy interesante video sobre el origen del universo y su evolución. Todo el recorrido puede hacerse con material de autoguiado o bien con guías especializados, que realizan la visita en varios idiomas. Realmente, un paseo que vale la pena.

Otra particularidad trelewense es el festival literario - musical, llamado Eisteddfodd, que se realiza una vez por año. En él se premian las mejores producciones en diversas áreas. Hasta hace unos años se premiaban sólo las producciones en idioma galés, lo que nos habla de la vitalidad que tiene aún hoy esta lengua entre los descendientes de lso inmigrantes, pero hoy en día se admite también la participación de obras en español. La figura central es el bardo, un juglar que recita en idioma galés. Este acontecimiento tiene lugar en octubre y es emocionante la creatividad que impulsa a amigos, parientes y desconocidos a participar.

A pocos kilómetros se encuentra la pintoresca localidad de Gaiman; allí podrá recorrer sus calles y no logrará alejarse de la tentación de saborear un completo té galés, preparado según normas singulares y acompañado por exquisitas tortas caseras.

Trelew es parte imprescindible del circuito de la costa marítima de la Provincia de Chubut.





Publicidad