Patagonia Argentina, 19 de Enero de 2018

Pesca en Esquel y alrededores

(Por Germán Finara)

Situada en el Noroeste de la Provincia del Chubut, la ciudad de Esquel es el centro de servicios turísticos más importante del Oeste de la Provincia. Está enclavada en el borde de la transición de climas y de paisajes: hacia el Oeste, los picos nevados de la Cordillera de los Andes, hacia el Este la estepa precordillerana.

Saliendo de la ciudad en cualquier dirección, y en un radio no mayor a 250 Km, podemos pescar todas las variedades de truchas, así como salmones encerrados (Salmo Salar Sebago) y salmones del Pacifico que superan holgadamente los 10 kg. de peso. La variedad y calidad de truchas y salmones, hacen de esta región uno de los mejores destinos para la pesca con mosca en la Patagonia Argentina.

Región de Esquel

A escasos kilómetros de la ciudad, encontramos excelentes pesqueros, como el mundialmente conocido Spring Creek Arroyo Pescado, ideal para pescar con equipos livianos y moscas secas. Para quienes gustan de desafíos, las aguas de la Laguna Willmanco, pobladas de Arco Iris que han superado los 6 kg, ponen a prueba equipos y nervios del pescador. No es fácil mantener la calma cuando vemos semejantes "submarinos" nadando hacia las pequeñas ninfas o streamers que rinden en el lugar.

Si nuestro plan es ir en busca de muy buenas Marrones, nos tendremos que acercar hasta la Laguna Larga, en donde desde flotadores y lanzando entre árboles sumergidos, la posibilidad de capturar Marrones superiores a los 3 kg es un hecho.

El Río Futaleufú, que se interna en territorio chileno luego de recorrer aproximadamente 20 Km. de suelo argentino, tiene una muy buena población de truchas medianas, principalmente Arco Iris y Marrones. Las aguas de este río desembocan en el Océano Pacifico, desde donde ingresan grandes salmones.

Región de Cholila y Parque Nacional "Los Alerces"

Esta región forma parte de una gran cuenca hídrica interconectada entre sí por hermosos ríos, lo que la convierte en un lugar ideal para realizar flotadas en balsas y de esta manera poder disfrutar de la excelente pesca que atesora.

Al norte del Parque Nacional, se encuentra el Lago Cholila, bien poblado por Salmones Encerrados y Truchas Arco Iris. Su principal afluente es el Río Tigre, situado en la margen Oeste del lago. Su desembocadura, así como el nacimiento del Río Carrileufú son excelentes pesqueros de salmones, principalmente a principios de temporada.

Podemos ir bajando esta cuenca, flotando y pescando en las aguas del Río Carriluefú hasta llegar a su desembocadura en el Lago Rivadavia. A partir de aquí, nos internamos en el Parque Nacional "Los Alerces".

La Pesca en el Lago Rivadavia, la podemos realizar tanto de costa como embarcado. Buenos pesqueros de Marrones y Arco iris son la Bahía de Jara y la desembocadura del Río Coronado, así como la costa del Camping, hasta el nacimiento del Río Rivadavia. Vale la pena intentar desde esta costa con ninfas de efímeras n. 12 y 14, muy rendidoras son las Pheasant Tail y las Prince, que pescadas con líneas de flote, lideres largos y recogiéndolas muy lentamente nos permitirán sentir los violentos piques de las Arco Iris del lugar.

La joya del lugar es sin dudas el Río Rivadavia. Aquí podremos encontrar truchas Arco Iris, Marrones, Fontinalis y Salmones Encerrados. Flotar este río es un placer dado el imponente marco natural que lo bordea, el bosque y la montaña lo acompañan en toda su extensión. Un excelente pesquero de este curso es la desembocadura del Arroyo Colihuai. Equipos 4 y 5, líneas de flote, e imitaciones de caddis y efímeras nos conectarán con buenos Salmones y Marrones, y con una gran cantidad de Arco Iris.

Continuando con nuestra flotada "virtual", seguiremos pescando en las aguas del Río Rivadavia hasta llegar a su desembocadura en el pequeño Lago Verde. Este es un excelente lugar para probar con ninfas de libélulas y alguaciles lanzando sobre las costas con juncos en busca de las buenas Marrones y Arco Iris que surcan sus aguas esmeralda. Es también un muy buen lugar para pescar con moscas secas, especialmente en las zonas aledañas al nacimiento del Río Arrayanes.

Las últimas luces del día le dan un marco paradisíaco al paisaje. En este viaje imaginario por los ríos y lagos del Chubut, mientras va cayendo la noche, haremos campamento a la orilla del lago, y a la luz de la luna, alrededor del fuego, saborearemos un cordero patagónico regado con buen vino tinto. Las anécdotas de pesca flotarán por el aire y entre charla y charla nos aprestaremos a descansar, despidiéndonos hasta la próxima entrega en la cual bajaremos pescando el Río Arrayanes rumbo al gran Lago Futalaufquen.

Nota y Fotos: © Germán Finara, Guía de Pesca.
argentinaanglers@yahoo.com.ar





Publicidad